close
close

Tercero hace 60 años pero fuera de Qatar: clave de la crisis chilena

Este contenido fue publicado el 17 de junio de 2022 – 12:16 p. m.

Javier Martín

Santiago de Chile, 17 jun (EFE).- El 17 de junio de 1962, el centrocampista de River Plate, Eladio Rojas, entraba en la lista de héroes de la patria sobre el césped del recién inaugurado Estadio Nacional de Santiago de Chile.

Acercándose el minuto 90 del partido por el tercer y cuarto puesto del Mundial de 1962, su bota sirvió para romper la portería yugoslava y darle a Chile el mayor triunfo de su historia.

Pasaron 53 años antes de que los hinchas chilenos sintieran la misma felicidad y levantaran a un nuevo héroe del fútbol nacional: Alexis Sánchez, “el niño maravilla”, entonces en el Arsenal inglés, anotó el penal definitivo que “la Roja” venció a Argentina y ganó su primera Copa. America.

Esto también marcó el inicio de una leyenda: la de la “generación de oro”, un grupo de jugadores que repitió la hazaña un año después, nuevamente ante la Albiceleste de Lionel Messi, en el centenario de la Copa América, también desde los once metros.

Y esas dos anteriores a la que había conseguido derrotar a la entonces campeona del mundo España en la fase de grupos del Mundial de Brasil 2014, la segunda que disputaba seguida tras cruzar el desierto durante medio siglo.

ESPEJO O CRISIS

Una pesadilla que vuelve a preocupar a los chilenos: el ‘Alles Team’ fracasó en su intento de avanzar a la final de Rusia 2018 y no estará presente en octubre en Qatar, sede del primer Mundial de Invierno de la historia.

Una crisis que no se limita a la selección: ninguno de los clubes chilenos logró este año clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores o la Copa Sudamericana.

Y eso ha desatado un doble y amargo debate en el país sobre si la última década ha sido “un espejismo” en el desierto habitual del fútbol chileno, como insinuó esta semana el criticado presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). ), Pablo Milad.

O si simplemente hay calidad y talento que no está siendo aprovechado por una mala gestión de la ANFP y los clubes.

“No, no fue un espejismo, fue un trabajo bien hecho, como se hizo en 1962, o cuando (cuando) Chile tenía jugadores en otro momento sin los recursos que hay ahora”, dijo Danilo Díaz, presidente de Círculo, explica a Efe. por periodistas deportivos de Chile.

“Aquí hay un problema global, que es la formación de los jugadores, no solo en el campo, sino cómo se entrenan fuera del campo, cómo los clubes pueden apoyar a sus jugadores y ofrecerles competencia”, explica Díaz, muy crítico con Gerencia Milads.

El periodista, uno de los analistas que mejor conoce el fútbol chileno, apunta a la gestión pero destaca la formación de jóvenes, lejos de los estándares de “alto rendimiento” que existen en Europa y en países latinoamericanos como Brasil, Argentina, Uruguay o México, todos presentes en Qatar.

“Hay una dificultad porque hay muy pocos clubes que trabajen en la formación y a eso hay que sumarle la presencia de los representantes que se superan y convierten a los futbolistas en cracks antes de triunfar”, apunta.

“Hoy hay jugadores pero falta formación, una educación de calidad. Creo que Chile tendrá eso con Eduardo Berizzo, ahora la pregunta es si el fútbol chileno es capaz de garantizarle eso al entrenador”. tendrá tiempo y espacio para trabajar”, ​​advierte.

Díaz coincide con otros expertos cuando destaca que el ciclo dorado comenzó con Marcelo Bielsa y continuó bajo la dirección de Jorge Sampaoli, dos entrenadores de fuerte carácter, muy exigentes y con una visión del fútbol altamente profesional y competitiva.

Este último fue sustituido por Juan Antonio Pizzi, que se llevó su premio con la segunda Copa América en 2016 pero se quedó corto en el camino al Mundial de 2018 con una plantilla desenfrenada y episodios de indisciplina.

“Los jugadores se formaron a un nivel muy alto con Bielsa y de esta manera pudieron jugar en los centros más importantes del fútbol internacional en Europa, el fútbol mexicano y argentino”, explica Díaz, quien también está convencido. que se necesita un cambio en el calendario chileno para ganar competitividad.

“No es casualidad que todas las selecciones chilenas que han ido a la Copa Sudamericana en los últimos años hayan caído o luchado en declive y mal desempeño en torneos internacionales porque estar en dos competencias no es suficiente.

“Eso y que vuelvan los equipos pequeños, que en enero el equipo vuelva a entrenar como en los tiempos de Bielsa y Sampaoli”, añade Díaz, quien se suma a las críticas a la dirección de la ANFP, que encabeza de Milad intenta acaparar todas las competencias del fútbol chileno.

“Es un grave error a nivel de base pensar que la ANFP tiene que hacer el trabajo. Son los clubes los que hacen el trabajo, como siempre ha sucedido, un trabajo conjunto” buscando una nueva generación, que sirva de base para el futuro y no tardará cincuenta años en resurgir. EFE

jm/ea

� EFE 2022. Queda expresamente prohibida la retransmisión y redistribución de todo o parte del contenido de los Servicios EFE sin el previo y expreso consentimiento de Agencia EFE SA

Leave a Comment