close
close

“Hay que superar la pérdida”

2021 fue un año que cambió la vida por completo Juan Pablo Medina. El actor pasó por una crisis de salud que lo llevó al hospital pero también implicó la amputación de una de sus piernas. El diagnóstico: un infarto silencioso que le produjo varios coágulos de sangre en las arterias, según anunció a finales de marzo en la primera entrevista con un medio desde este incidente. Con el paso de los días, el intérprete cobró fuerzas para seguir adelante y asumió un trabajo personal que requirió no solo de apoyo psiquiátrico y psicológico, sino también de fisioterapia y rehabilitación tras colocarle una prótesis que le permitió volver a caminar. Unos meses después de este proceso, la protagonista de historias como la casa de las flores Ha dado una actualización de cómo le va, totalmente contento con los beneficios que le ha aportado practicar algunos deportes como el tenis.

VER GALERÍA

MÁS NOTICIAS RELACIONADAS

Atentamente, Juan Pablo habló de sus sentimientos en ese momento y reconoció sus logros justo después de haber pasado un año desde este episodio, que inicialmente mantuvo en estricta confidencialidad. “Estoy en un momento muy tranquilo de mi vida, tengo paz, trabajo mucho… Ya casi un año y va avanzando poco a poco porque también es un proceso lento…”, dijo durante una transmisión en vivo por redes sociales con la empresa. Otto Bok, especializada en tecnología ortopédica. En esta sala también compartió cómo jugar tenis lo ayudó a recuperar la movilidad. “Tener la oportunidad de volver a jugar… Estoy de inicio, empezamos con el balón fijo… He caminado de cierta manera ahora que tengo la prótesis que va derecho, pues ya no es lo mismo. Tuve que aprender a caminar con la prótesis desde cero y también cambiar mi forma de andar natural. Entonces hay muchas cosas que lo complican…“, dijo.

Juan Pablo asegura que el tenis no es solo una terapia sino también un juego ya que él lo practicaba. “Sí, es muy lindo dejarte ir y concentrarte en golpear la pelota, porque no solo tengo que no caerme, también tengo que golpear la pelota. Así que creo que fue un éxito…”, dijo durante la llamada, en la que también mencionó el gran apoyo que le han brindado sus seres queridos. “Es un proceso complicado, pero hablo por privilegio. Por suerte tuve gente ayudándome todo el tiempo. Toda mi familia, mi novia, todos mis amigos y toda la gente que se ha mostrado de todas las formas posibles, eso ayuda mucho…”.

VER GALERÍA

El trabajo de procesar la pérdida.

En poco tiempo, los planes de Juan Pablo Medina cambiaron. La vulnerabilidad vivida y la posterior recuperación fueron aspectos definitorios en su nueva concepción del presente. Por eso, sabía que tenía que dar un paso importante al hablar de sus experiencias. “Creo que para compartir un mensaje, sea el que sea, uno mismo tiene que estar sano en gran medida. Así que hay que empezar por uno mismo y trabajar en la pérdida porque es complejo… Antes, nunca me había despertado y dicho: “Gracias por despertarte hoy y tener mis brazos, mis piernas”, son cosas que damos por sentado y es normal. Pero ahora estoy en un momento diferente donde cada día agradezco poder contar otra historia. Para hacer eso, tiene que haber un trabajo, trabajar sobre la pérdida, trabajar sobre el espíritu…“.

Juan Pablo también recuerda aquellos momentos tras la amputación de la pierna en los que la inseguridad seguía latente. Sin embargo, progresó con el apoyo de los especialistas que siguen siendo su pilar. “Un millón de preguntas pasaron por mi mente: ‘¿Voy a caminar de nuevo? la gente me amará ¿Me amará mi familia? ¿Me apoyarás? vuelvo a trabajar? Todo esto estuvo en su mente durante varios días mientras estuvo en el hospital. Lo que me ha ayudado mucho es trabajar con un psiquiatra, con psicólogos…”, dijo.

VER GALERÍA


Leave a Comment