close
close

Dos cartas sobre el fútbol femenino y entrevistas sin contexto

La selección colombiana femenina

La selección colombiana de fútbol femenino clasificó a la final de la Copa América y quedó subcampeona, a pesar de todos los obstáculos que enfrentaron estas superpoderosas mujeres, comenzando por la misoginia y el desprecio con el que las federaciones colombianas de fútbol las trataban.

Es inconcebible que un país anfitrión de un campeonato continental tenga que mendigar para realizar los dos torneos anuales, como es el caso de las divisiones masculinas A y B.

Ese año fueron anfitriones de un torneo en su primer semestre, pero desde que los jóvenes integrantes del equipo hicieron un gesto de protesta el día de su debut en la Copa América a la hora del himno nacional, según comentaristas deportivos, los insultos y gestos que fueron La salida del palco federativo fue escandalosa y culminó con el Anuncio del Presidente de la Dimayor de que no habría torneo en el segundo tiempo.

También es reprochable que los clubes colombianos tengan tan poco interés en los equipos femeninos a pesar de que el Deportivo Huila haya ganado una Copa Libertadores y que sea una fuente de trabajo para estas mujeres y jóvenes, como cualquier profesión que también lucha por hacerse un nombre.

Por el momento están clasificados para los Juegos Olímpicos de 2024, la Copa del Mundo de 2023 y los Juegos Panamericanos de 2023. Sin embargo, las puertas están cerradas para ellos en Colombia. ¡Qué machismo y qué vergüenza!

Carmen Maldonado. Bogotá.

qué, quién, cuándo, cómo, dónde

Finalmente encontré el coraje de escribirte para expresarte mi descontento diario con la sección de entrevistas en la última página, “Una conversación con…”. Casi nunca se dice quién es, y el autor asume que el lector tiene el contexto. No se recogen datos elementales como la nacionalidad, el lugar de residencia del encuestado o el lugar donde se produjo el hecho que se quiere comprobar. En la edición del 22 de julio, cuando me interesó el tema y no dejé de leer a la mitad, me llamó la atención que el fotógrafo viajero de apellido extranjero hablaba de “volver a Bogotá” y, para completar la información, se volvió Recurrí a Google para saber quién es Christian Byfield y dónde se encuentra la galería donde expone su obra.

Vale la pena señalar que la famosa regla de qué, quién, cuándo, cómo y dónde estaba al principio de una nota ya no se cumple en esta u otras partes del periódico u otros medios locales. No hay editores ni correctores que compensen las deficiencias y los descuidos de los editores.

María Isabel García.

Envía tus cartas a [email protected]

Leave a Comment